jueves, 6 de junio de 2013

Pupilas Gustativas

lunes, 3 de junio de 2013



Cocido Madrileño. Adiós a la temporada




Las inusuales temperaturas
 han provocado la prolongación
 del consumo de este típico
 puchero madrileño

Texto y fotos: Roberto Alonso
cocido en puchero en la chasca
Cocido madrileño en puchero al calor de las brasas




Después de varios amagos parece que la inusual primavera quiere dejar paso a otras temperaturas y
por ende al consumo de otros platos más acordes. Hemos querido despedirnos del tradicional cocido,
 aunque nunca podremos decir que no degustaremos otro, hasta después del verano. Para ello
decidimos, antes de la ingesta, disfrutar de un precioso paseo en  día soleado por la senda de
'Los Molinos' a la vera del río Perales en la localidad madrileña de Navalagamella. El recorrido es
gratificante y serpentea por la orilla de este pequeño río durante un tercio de su recorrido.





rio perales lleno de flores
El río Perales discurre bajo las flores


Siguiendo la senda se pueden ver diferentes molinos hidraúlicos harineros. La primera referencia
 que se tiene de ellos, dicen que es en El libro de la Montería de Alfonso XI.


Panorámica de uno de los molinos
                                           
 Algún molino conserva su estructura. Estuvieron olvidados durante muchos años, pero hoy se
pueden contemplar y entender su funcionamiento gracias a los paneles que se han colocado en
 sus inmediaciones.

                                         
El río serpentea plácidamente entre rocas y arboledas
El río trascurre serpenteando y tapizado de flores. A estas alturas, llevaríamos tres kilómetros,
nos acercábamos a la mitad del recorrido. El día acompañaba aunque no hacía calor y
 comentábamos lo refrescante que iba a ser una cerveza fría y el hambre que íbamos a hacer
cuando terminásemos la senda.

La vegetación que creció, la arrastra la corriente formando autopistas de clorofila
  

Último tramo del recorrido



Al llegar al pueblo se olfateaban variados olores de pucheros y carnes a la brasa. Las pupilas
se abren de narices y las narices ni os contamos. Junto a la carretera se divisa una terraza
repleta que pertenece al retaurante La Chasca. La suave brisa empuja una sutil bocanada
de humo hacia la calle y se acentuan esos olores recibos con anterioridad.



Pucheros y carnes en la terraza
                      
  Mientras queda alguna mesa vacía, nos tomamos un aperitivo para hacer boca en uno de
los barriles que hay dispersos por la terraza.





"Patatas revolconas con torreznos" son las encargadas de empezar a inquietar nuestra flora intestinal.
No aguanto más. ¡Quiero ser uno de los que están ahí sentados! leo sobre un bocadillo que emerge de la cabeza de uno de nosotros.



Los barros humean en una parte de la brasa y en otra separada se asientan carnes sudando y tostándose. La espera se ameniza con algún que otro vino y vermut, pero las ganas de sentarse se acentúan.
Al fin nos avisan que hay una mesa y no dejamos ni que nos traigan la carta. Sabemos lo que queremos.
El cocido en barro tiene que despedir esta estación con dignidad. No es un cocido de los que abruman, que te dan lástima por no poder terminar la otra mitad de lo que te han puesto. No. Es personal e intrasferible. Correcto y sin pretensiones a la hora de elegir las variadas carnes o tocinos. Un poco de todo y sin avasallar.


 Lo suelen servir volcando el caldo en un plato con los fideos, aparte vuelcan legumbre y carnes
 y por último las verduras por separado. En nuestro caso no quisimos la sopa y pedimos que
nos volcasen el caldo con legumbre y carnes.

                                                                                                                                         
                             
               
  

  

 Alguien decide pedir una de esas carnes de Ávila que descansaban en el calor de las ascuas
 y hemos de reconocer que fué un acierto. Carne suave, tierna y bien desangrada. Poco hecha
como debe ser, y al enfriar otra pasadita.
No hay sobresaltos en la bodega, pero hay que recordar que estamos de comida casi
 campestre tras el paseo matutino, así que un Ribera del Duero pasable moja carnes y legumbres.



Chueltón de carne de Avila


El corte del chuletón muestra una carne rosada y desangrada



En fin, las imagenes también os darán una pista a vuestras Pupilas. Un buen día para
 dejar el régimen y un buen día para despedir a este puchero madrileño hasta buen ver.


 
Puesta de sol en Navalagamella


Queremos desde aquí mencionar y agradecer al restaurante La Chasca
y a  http://navalagamellabella.blogspot.com.es/  el trato recibido. Hemos pasado un gran día.

3 comentarios:

Roberto Alonso dijo...

Gracias Nacho. Espero que os haya gustado.

Nacho Ruiz dijo...

Gracias a ti, por dejar copiar la entrada, por poner el cariño y amor a estas cosas que tiene la vida, como vemos en PUPILAS GUSTATIVAS GASTRO.
http://pupilasgustativasgastro.blogspot.com.es/

شركة ضي الرحمن للخدمات المنزليه dijo...

شركة تركيب طارد حمام بالدمام